RESTAURANTE ALFREDO DI ROMA

En 1908, Alfredo Di Lelio era un joven con muchas ganas de trabajar y con una gran pasión por la gastronomía.

Comenzando con un pequeño restaurante propiedad de sus padres, consiguió encontrar el camino que lo llevo al éxito y le dio fama en el mundo por su Fettuccine único.

Todo comenzó con el nacimiento de su hijo que dejo debilitada a la madre.

Alfredo preocupado, entró a la cocina decidido a encontrar un platillo que estimulara el apetito de su esposa, sin dejar de ser nutritivo. Así llegó a la creación de su Fettuccine hecho a mano.